Image and video hosting by TinyPic
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 18 el Lun Dic 20, 2010 9:41 pm.
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Últimos temas
» Vieeeejos tiempos :')
Miér Abr 16, 2014 10:32 am por Amycus R. Carrow

» Mischief Managed { Empezamos el Sábado! }
Jue Mayo 19, 2011 6:12 pm por Invitado

» Invitación a Hogwarts Style: Foro de Opinion + TOP10
Sáb Abr 16, 2011 2:42 pm por Invitado

» Fallen Castelle Normal
Miér Ene 26, 2011 4:57 pm por Invitado

» Dunday College Normal
Jue Ene 20, 2011 4:59 pm por Invitado

» Bouquet Academy {Élite}
Vie Ene 07, 2011 1:19 am por Invitado

» Harry Potter Fans ·{Normal}·
Jue Ene 06, 2011 4:26 am por Invitado

» Carpe Retractum {Normal}
Jue Ene 06, 2011 3:51 am por Invitado

» The marauders Hogwarts (VIP) Foro nuevo
Miér Ene 05, 2011 8:23 am por Invitado

Botón del Foro
Image and video hosting by TinyPic
STAFF
Image and video hosting by TinyPic
Compañeros
Marauders RPG... Permanent December Recharged ES

¿Y tú que demonios haces aquí? Deberías estar comiendo [+18 o///0]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Re: ¿Y tú que demonios haces aquí? Deberías estar comiendo [+18 o///0]

Mensaje por Lucius Malfoy el Dom Dic 26, 2010 3:43 am

Los gemidos y los jadeos de la morena eran unos sonidos armoniosos para el rubio . Parecían ser la sinfonía de la muerte, el exilio de los condenados, la depravación en la que cae un maniático . El momento que había esperado el rubio había llegado, ella le dio el permiso al rubio abriendo lentamente sus piernas dejando que el rubio la hiciera suya , completamente suya. El miembro del joven se abrió paso lentamente , viéndose atrapado entre sus suaves pliegues y el mar de placer que le embutían de una manera tentadoramente deliciosa. Los besos que depositaba la morena en el hombro del rubio hacían que Malfoy flotara en una nube de placer . Acarició el esbelto y perfecto cuerpo de su amada aquella noche. Las sensaciones de aquel momento eran únicas , inigualables. Sensaciones que no había tenido con cualquier chica o mujer , que el rubio solía envolverlas en su cama. El rubio marcó aquella trayectoria de sus manos hacía el rostro de ella, acariciándolo con cierta ternura en el gesto. Algo nada típico en el. Enredó sus finos dedos en el cabello de ella volviendo a atrapar aquellos labios tal cual unos pétalos , abriéndolos e introduciendo su lengua volviendo a explorar el territorio ya conocido. El vaivén rítmico no se hizo esperar en el momento tan deseado por ambos, Malfoy deslizaba su miembro hasta la punta para después penetrarle hasta la base.

Sus caderas se movían lentamente , un ritmo que los llevaba al éxtasis ,una sed de deseo y lujuria que se hacía dueños de sus mentes y de sus cuerpos . Un gruñido de animal, un gemido y un jadeo en su pecho al profundizar mas dentro de su cavidad. Bellatrix atrapaba la cintura del rubio , movía sus caderas en un movimiento que estaba sincronizado con los del joven . El rubio buscaba más acceso en ella, aunque era algo difícil porque parecía tan..pequeño?. No sabía muy bien como describir aquello y un pensamiento atravesó su mente . “ Virgen.” No . No podía ser verdad. El vino estaba jugando con su mente. Los labios descendieron hacía su cuello ignorando aquel pensamiento que parecía atormentarle pero a la vez alegrarle por “x” razones. La esencia de la morena, su fragancia que bañaba a Malfoy en una confusión dulcemente tentadora parecían un volcán a punto de estallar en cualquier momento . Malfoy había vendido su alma al diablo en aquel día, con tan solo mirar el cuerpo de la morena brillar como un diamante expuesto a la venta y único en el mundo, buscado por caza tesoros y hombres deseando ser suyo. Ella, una sirena en todo su resplandor jadeando del placer que el rubio le estaba provocando. Fueron ahogados por los besos que la serpiente estaba regalándole con pasión y deseo a su sirena. Una sirena moldeada con la perfección de un artista que acaricia con el pincel su cuadro de otoño.
avatar
Lucius Malfoy
Slytherin
Slytherin

Pareja : ¿Te importa? 8)
Apodo : Te cortare la lengua cuando me encuentres uno. 8)
Empleo: : Encargarme de estorpear tu patetica vida. 8)
Edad : 17 perfectos años 8)
Mensajes : 84
Fecha de inscripción : 21/12/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y tú que demonios haces aquí? Deberías estar comiendo [+18 o///0]

Mensaje por Bellatrix Black el Dom Dic 26, 2010 8:19 pm

Bella tuvo que cerrar los ojos, ya que solo podía ver borrosa parte de la habitación. Hundió el rostro en el cuello del rubio mientras se dejaba poseer por él y por el mar de sensaciones que estaba experimentando. El momento era único, Bella rechazo muchas veces a los chicos que sin duda pretendía llegar a tal punto con ella, pero Malfoy era único él había logrado rebasar todos los limites las barreras que el duro carácter de Bella ponía a los hombres que deseaban hacerla suya, el vino ayudo mucho a Malfoy pero al final Bella se entregaba a él porque así lo había deseado en ese momento y Bella siempre obtenía lo que deseaba. El rubio tomo entre sus manos el rostro de Bella uniendo sus labios nuevamente con los suyos, ella sin abrir los ojos dejo que él se apoderara de su boca, que la lengua tibia del rubio acariciara la suya, haciéndola sentir dentro de su cuerpo un fuego abrazador que se apoderaba de ella con cada gesto y movimiento del mago.

Mordió el labio inferior de su amante, haciéndolo sangrar por la fuerza del acto, Bella no pudo controlarse al sentirlo dentro de ella, las manos de ella que ahora rasgaban su espalda eran incontrolables, ahora ya no le importaba si le hacía daño o no. Se separo de los labios del rubio aun con el sabor de la sangre fresca en los suyos, entrelazo sus piernas a las caderas del rubio para darle más acceso. Bella sentía dolor, pero el dolor era placentero quería más y sabia que él lo entendería ya que Bella era totalmente inconsciente, masoquista, perdida y desquiciada entre las manos del rubio recorriendo su cuerpo. Sus cuerpos se acoplaban perfectamente, ambos moldeados para ser uno del otro. Bella seguía abrazada a él posesivamente, moviéndose a la par con su amante. Ese amante que jamás contemplo, jama pensó que Malfoy sería quien le arrebatara en único rastro de inocencia que aun poseía, el cual se estaba desvaneciendo lentamente con cada movimiento, con cada caricia…

El aliento de ella ahora golpeaba el cuello del mago, su respiración y sus latidos era irregulares y no solo el cuerpo de Bella estaba empapado de sudor. Los dedos de Bella dejaron de rasgar la espalda del mago y se apoderaron de las hebras de cabellos dardos que poseía aquel que no dejaba de hacer, con cada movimiento, que Bella sintiera corrientes de electricidad recorrer su cuerpo hasta la medula y llevarla al éxtasis completo. –Eres mío...-gimió Bella totalmente posesiva , con una vos melodiosa y a la ves siniestra que no fue capaz de interrumpir los gemidos de ambos ni la serie de sensaciones que les producía el momento. Y fue entonces, cuando su boca recorrió el arco de su cuello con la caricia de su lengua adictiva y sus caninos traspasaron la fina piel que recubría su vena y le permitía saborear la esencia de ese hombre… Su alma… Su alimento… Su vida… Pero ni siquiera esa palabra llamada “amor” ” era capaz de detenerlos, sabiendo que ambos se estaban entregando sin sentir más que pasión.

_________________


I am a crazy and sexy bitch:


The Boy in mine. Ok? Invitado

Mi vestido Cool
avatar
Bellatrix Black
Prefecto || Premio Anual Slytherin
Prefecto || Premio Anual Slytherin

Pareja : No lo necesito
Situación Sentimental : Que te importa ¬¬
Apodo : Bella, cerda (Mi cerdo)
Empleo: : Estudiante
Edad : 17 años
Mensajes : 310
Fecha de inscripción : 19/12/2010
Edad : 25
Localización : Donde menos lo esperas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y tú que demonios haces aquí? Deberías estar comiendo [+18 o///0]

Mensaje por Lucius Malfoy el Dom Dic 26, 2010 9:28 pm

Los finos jadeos eran ahogados por los labios hambrientos de ellos dos que se comían mutuamente en un deseo inexplicable. La fiera que Malfoy había aguardado y enjaulado en su interior fue liberada en aquel momento por la morena. Los gritos de placer que la morena ejecutaba entre los brazos del rubio fue más que placentero para él. ¡ Maldición!. Los desgarros que ella provocaba con sus dientes , mordiendo el labio inferior del joven tan perversamente dejando que la sangre hirviente acariciara con lentitud su labio. Malfoy formó una sonrisa diabólica en sus tibios y aterciopelados labios al ver que su labio inferior estaba sangrando. Sus labios volvieron a atrapar los labios de su musa, su diosa , su ninfa que se hacía dueña del cuerpo de Malfoy y que pedía cada vez más con unos jadeos suplicantes, orgullosos de sentirse mujer entre los brazos del rubio. La sangre que brotaba con desenfreno por aquella pasión pecadora , sabía a lujuria , deseo , placer, adrenalina. La fiera interna sumergida en un deseo infernal, carnal ,obsceno , comienza a adentrarse mucho más sintiendo aquella maldita sensación poseída por la excitación , la situación tanto como los dos cuerpos desnudos que se ofrecen placer mutuamente en aquellas sabanas emprendidas de la fragancia de él. Los largos y femeninos dedos de la mujer acariciaban con lentitud la espalda del rubio dejando marcas salvajes y dolorosas. ¿Dolor?. En aquel momento no sentía ningún dolor, tan solo placer. Las uñas se clavaban tal cual se clava una aguja en la tela con la intención de transformar un trapo en un vestido de noche . Sus uñas parecían arrancar con desenfreno la piel fina e invadida por el sudor de sus poros , pero al joven le gustaba que ella fuera una gata salvaje. La iba a domesticar con el tiempo ,el tiempo que les había abandonado por la aceleración de sus corazones palpitantes que querían formar solo un solo ser en aquel día, un día corriente que ninguno de ellos habían esperado aquel encuentro estrellado.


La separación de sus labios permitió al joven intentar frenar su respiración acelerada y limpiar con la punta de su lengua ,la sangre que parecía brotar con rebeldía. Los labios de el parecían no tener dueño alguno y en aquellos momentos, buscaban con desesperación una parte de la piel de su querida señora. Volver a besar su piel, clavar sus dientes en aquella manta de un color pálido y brillante como una perla que se nace cada 100 años, eso era la verdadera adicción del joven. Y esta vez estaba seguro que no era por aquel líquido rojo como la sangre y viejo como un autentico vampiro que esta condenando a viajar solo en una eternidad. El efecto que había tenido aquella bebida se había esfumado poco a poco y cada vez el rubio estaba consciente de la situación y por eso mismo, por el hecho de satisfacer la necesidad carnal que parecía no acabar , no quiso abandonar aquello y no lo haría. Porque estaba loco, loco por ella, loco por el juego interminable y depravado que ambos estaban jugando sin ninguna regla, ningún castigo . Sabía que ella estaba en el séptimo infierno y sintió aquello cuando la espalda de ella se arqueó suavemente ante los movimientos ligeros, lentos y rítmicos del rubio. La respiración de aquel ángel de la muerte estaba golpeando el cuello de el , provocándole, incitándole a demostrarle de que era todo un caballero elegante que acompañaba a su amada ante el baile de la tortura, dulce tortura. Sus manos acariciaban el cuerpo y las curvas de ella, pareciendo volver a moldearla con sutileza y fragilidad, con miedo de dañar su perfecta y ardiente piel. Si, aquellos dos fríos cuerpos estaban ardiendo del deseo que les condenaba con un fuego abrasador , quemante e imposible de apagar. Era la maldita entrega de la esclavitud, las ordenes de su dueña, Bella, y sus clemencias hacían del rubio una persona generosa, dándole todo lo que ella deseaba en aquel momento, placer.


Su voz , una melodía armoniosa y engañadora que llevaba a los hombres al abismo , sus susurros inmortales y cínicos se hicieron escuchar por el joven Malfoy .” Eres mío” , aquellas fueron las eternas palabras posesivas de la morena, que hicieron perder el descontrol al rubio comenzando a mover sus caderas con más rapidez que antes. La inquietas manos aferraban con fuerza los brazos de ella, uniendo sus manos y entrelazando sus dedos con fuerza, sintiendo como aquel simple toque les llevaba al paraíso. Con dificultad el rubio susurro unas palabras al oído de la morena - Eternamente.. – tal vez aquella palabra había sido demasiado ,pero el eso sentía en aquel momento y como siempre, no iba a arrepentirse de haber dejado escapar aquella palabra demasiado posesiva .
avatar
Lucius Malfoy
Slytherin
Slytherin

Pareja : ¿Te importa? 8)
Apodo : Te cortare la lengua cuando me encuentres uno. 8)
Empleo: : Encargarme de estorpear tu patetica vida. 8)
Edad : 17 perfectos años 8)
Mensajes : 84
Fecha de inscripción : 21/12/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y tú que demonios haces aquí? Deberías estar comiendo [+18 o///0]

Mensaje por Bellatrix Black el Lun Dic 27, 2010 1:10 am

Las piernas de Bella aprisionar la cintura de Malfoy con mayor fuerza, traba de estar aun más cerca de él, sentirlo aun más pero eso no era posible, sus cuerpos estaba tan juntos que cualquiera que los mirara, juraría que eran un solo cuerpo. Y en efecto ellos eran uno solo en esos instantes, la pación y el éxtasis del momento los unían de tal manera que sus respiraciones agitadas llenaban la habitación en un eco celestial para los oídos de ambos. El tiempo parecía detenerse mientras sus cuerpos se rosaban, mientras los pechos de Bella se estampaban con fuerza, por las embestidas cada vez más fuertes y rápidas del rubio, en el torso de él pecho de él, también desnudo. Bella dejo que sus manos fuesen prisioneras de las de ángel de la noche, ese demonio que la hacía gritar su nombre una y otra vez mientras la llevaba a la locura jurando que ella seria suya eternamente, eso quería Bella estar siempre así con Malfoy, sentir el calor de su piel sobre la suya y sus tibios labios besando su cuello, lamiéndolo una y otra vez con esa experta lengua que hacía que Bella perdiera totalmente la razón. Bella gritaba el nombre de Lucius Malfoy, aquedando su espalda y echando la cabeza hacia atrás, mientras se reía a carcajadas por el placer y esas enormes descargas de electricidad que sentir a Malfoy dentro le provocaban. Apretó las manos de su caballero mientras buscaba de nuevos sus labios, para poder silenciarse ya que juraba que podían escuchar en todo el castillo, cosa que no le importaba, nada le importaba estando en los brazos del rubio que solo era de ella, que siempre seria suyo. A menos eso le gustaba pensar en esos momentos. La inconsciencia de Bella ya no era por el vino, sino por las interminables sensaciones que estaba experimentando. Locura, deseo, pación, lujuria, obsesión, necesidad, todo eso sentía Bella por Malfoy mientras su lengua lamia los labios de este, tratando de saborear la exquisita y suculenta sangre que aun manaba de los hinchados labios de su amante. Se separo de él abriendo los ojos que estaban aun más negros por el deseo, esos ojos que ni estando Bella excitada hasta el límite, dejaban ver los secretos que ella poseía, siempre seria atractivamente misteriosa. Ver los labios de él, hinchados y desgastados, rojos y exquisitos, entre abiertos invitándola a seguir bebiendo de ellos, hacían que el calor corporal de Bella se incrementara y admirarlo así empapado de sudor igual que ella la hacían marear nuevamente. El hombre desnudo en todo su esplendor era lo más hermoso que Bella había contemplado jamás. Él era un adonis en toda la extensión de la palabra. Sentía que todo a su al redor daba vueltas podía sentir dentro de su el aroma de la piel de su amenté y mientras volvía a explorar la exquisita boca de su nueva obsesión, soltó sus manos del amarre que los dedos del rubio. Las hizo viajar, desde el pecho desnudo del rubio hasta su cuello, sus hombros, las hizo volar hasta sus cabellos y las obligo a descender como plumas, suavemente hasta la espalda de Malfoy, esa estrecha espalda que parcia ser demasiado grande para que los brazos de Bella la rodearan por completo. Las manos de Bella nuevamente descendieron hasta dar el tan esperado abrazo de la muerte a la cadera de ese siniestro joven que descolocaba totalmente a Bella. Entrelazo sus dedos mientras apretaba ligeramente al principio y después con fuerza la cintura de este contra la suya, para hacia ayudarlo a entrar aun más profundo en ella, Bella se obligo a dejar de beber de los labios del rubio para nuevamente dejar escapar un grito de placer con el nombre apenas entendible de Malfoy. Sintió como el rubio y ella se envolvían en movimientos cada vez mas rápidos y frenticos sin separar ni un milímetro sus cuerpos.
Cada musculo, perfectamente formado de su ángel demoniaco, lo hacia perfecto, Bella simplemente no podía creer que ese perfecto hombre estuviera llevándola al paraíso, no podía creer que estuviera a su alcance y totalmente su disposición. La morena fue tomando el control, mientras el dolor desaparecía, siendo reemplazado únicamente por la sensación que tocar el cielo siendo abrazada por su perdición de cabellos dorados. Movía sus caderas hacia arriba y hacia abajo alternadamente, arqueando su espalda ante el gozo.

_________________


I am a crazy and sexy bitch:


The Boy in mine. Ok? Invitado

Mi vestido Cool
avatar
Bellatrix Black
Prefecto || Premio Anual Slytherin
Prefecto || Premio Anual Slytherin

Pareja : No lo necesito
Situación Sentimental : Que te importa ¬¬
Apodo : Bella, cerda (Mi cerdo)
Empleo: : Estudiante
Edad : 17 años
Mensajes : 310
Fecha de inscripción : 19/12/2010
Edad : 25
Localización : Donde menos lo esperas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y tú que demonios haces aquí? Deberías estar comiendo [+18 o///0]

Mensaje por Lucius Malfoy el Lun Dic 27, 2010 10:18 pm

Sentía eternamente como ella deseaba tener el perfecto cuerpo del rubio mucho más adentro de ella. Quería que aquellos dos cuerpos formaran un solo cuerpo pecador, en aquel mismo instante. Pero eso ya estaba hecho. Ellos ya se sentían un solo cuerpo , sus jadeos estaban corrompiendo el tiempo que corría como la sangre en sus venas, rápido y palpitante. Ese era el simple tango de la muerte, el era el ángel que la llevaría al infierno y ella iba a ser el alma perdida que esperaba ser llevada con más rapidez de lo que la muerte acostumbra llevarse a las almas. Sus manos siguen recorriendo aquel cuerpo tan bien moldeado y tan perfecto, formando unas cuantas idas y vueltas sin cansarse ni una vez. Sus labios parecen poseídos por la lujuria, besando su cuello y mordiéndolo con fuerza de un modo inexplicablemente egoísta. Por un momento el rubio pensó que su vena iba a explotar dejando que la sangre de Bella brotase sobre los labios del rubio. Tanta fuerza y tanta pasión en aquellos momentos traían también consecuencias. Así que el rubio no quería dañarla en aquellos momentos y apartó con cierta negación en su cabeza demente , los labios volviendo a atrapar los de ella . Movió con rapidez aquellos finos y húmedos labios sobre los labios de ella, mientras que sus caderas se movían rápidamente por la rienda que había tomado su morena.

El rubio no podía dejar de besar los labios de ella, con tan solo una mirada, un roce de sus pieles pálidas, una palabra , intercambiada entre ambos, producía una ardiente sangre en su interior. Parecida a la lava que esta a punto de explotar en cualquier momento del volcán y que se siente peligroso al hacer aquel acto tan poco controlado. Siente como su órgano sexual se empeña en entrar más adentro de ella buscando el éxtasis de un orgasmo perfecto y junto con el, el final de aquel día tan inesperado para ninguno de los dos. Sintió como las manos de ella le soltaron, comenzando a recorrer de nuevo el cuerpo pálido . ¿Es que acaso ella quería ver al rubio muerto del placer?. Gimió suavemente. Sus manos parecían poseer el cuerpo musculoso del rubio con placer, rivalidad, deseo de ganar aquella lucha. Ambos estaban volando sin ningún rumbo, encontrando las puertas del paraíso y del infierno . Bella parecía abrir las puertas del infierno con aquella sonrisa picarona que la acompañaba y obviamente, Malfoy la siguió. La deseaba, su cuerpo necesitaba el aroma de su piel tan pálida y fría, estaba obsesionado por ella. Obsesionado y adicto como un joven que apenas había tomado pastillas para luego pasar directamente a las inyecciones , hacerle un adicto a las drogas. Tal como era Bella para el, una droga. SU maldita droga.


avatar
Lucius Malfoy
Slytherin
Slytherin

Pareja : ¿Te importa? 8)
Apodo : Te cortare la lengua cuando me encuentres uno. 8)
Empleo: : Encargarme de estorpear tu patetica vida. 8)
Edad : 17 perfectos años 8)
Mensajes : 84
Fecha de inscripción : 21/12/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y tú que demonios haces aquí? Deberías estar comiendo [+18 o///0]

Mensaje por Bellatrix Black el Mar Dic 28, 2010 12:28 am

Bella estaba totalmente fuera de sí, ya no sabía que hacer si gritar el nombre de Malfoy tan fuerte que su garganta comenzaba a desgastarse, se reía y gemía de placer ante las mordidas que el rubio dejaba en su fino cuello con el pasar de sus tibios labios. Ni un solo instante dejaron de moverse acompasadamente, el rubio embestía el interior de Bella con más fuerza cada vez, cierto, dolía y mucho, pero esto a Bella no le importaba ella no solo era sádica, con esa experiencia comprobó que también era masoquista, estando ya bajo nulos efectos del alcohol solo deseaba seguir sintiendo a su amante, a su ángel caído mas y mas dentro de ella, llevándola a aun paraíso demencial al que solo podía llegar al sentir las finas manos de él pasearse por su cuerpo taranto de explorarlo, de conocerlo al máximo. Bella se sentía plena, se sentía mujer entre los brazos de aquel hombre que la estaba llevando más allá de la locura. Nuevamente sus labios se unieron en un beso, un beso que no era como los anteriores que se habían dado. En ese poco tiempo vaya que se habían besado mucho. El beso tenía un sabor agridulce de pación y desesperación. Pación por todo lo que aun se deseaban y desesperación por seguir siendo uno solo, por no separarse hasta el fin de los tiempos, por continuar unidos en un acto que los llenaba a los dos de sensaciones nunca antes experimentadas, Quizá para él si, por que se notaba la experiencia que poseía haciendo suyas a la mujeres, pero Bella, ella era inexperta, pero no por eso se quedaba atrás, ella trataba de satisfacer al rubio en todos los aspectos, traba inconscientemente de que él se sintiera tan dichoso como ella lo estaba. Ese beso que aun no logaba culminar tenía un leve sabor a sal, claramente producido por las lágrimas que se entremezclaban con el calor que emanaba su boca. Lagrimas que Bella no podía dejar de llorar por el dolor que sentir al notar rubio dentro de ella, le provocaba, Las manos de Bella seguir aprisionando las caderas de su ángel caído mientras lo ayudaban a ir más rápido, ella pedía más con cada uno de los gemidos que se ahogaban en sus bocas, entre el beso que ella obligo a terminar, por falta de aire. El pulso de Bella estaba totalmente descontrolado, su corazón parecía no tener control y por más que Bella se esforzaba para coger aire, no podía hacer que sus pulmones se llenaran completamente. Pero eso a la morena no le importaba, soltó las manos de las caderas del rubio y únicamente se dedico a atraerlo más hacia ella con sus piernas que no dejaban de aprisionar la cintura del rubio. Recorrió el torso de su amado y la piel desnuda de este que encontraba a su paso. Bella no sabía si quería o no que terminara aquello, quería en parte terminar con el dolor, pero la otra parte de su descolocada mente exigía más, quería seguir envuelta en ese manto suave y ardiente como las llamas del mismísimo infierno que eran los fuertes brazos de Malfoy, quería seguir viendo luces de colores, seguir escuchando esos fuegos artificiales que no dejaban de hacer eco en sus oídos. Bella sentía como se contraía una y otra vez, no sabía que era lo que estaba experimentando, quizá la tan famosa palabra “orgasmo”. Si, era eso, ella y su amado estaban llegando al clímax junto, lo sabía por los gemidos que el rubio profería cerca de su oído, haciendo que ella lo sintiera aun más que antes. No quería que acabara, pero se empeñaba en hacer que el rubio fuera más rápido, lo obligaba a hacerlo mientras que sus manos recorrían todo su cuerpo, mientras que sus piernas seguían atrayéndolo aun mas apretando su cintura, ella le pedía más, le exigía que no parara. Le era imposible dejar de gritar, tubo que estampar su boca contra unos de los hombros del rubio y comenzar a morderlo, a lamerlo para poder silenciarse. Estando entre los brazos de Malfy Bella se preguntaba; ¿Cuánto le debía el destino, que con él le estaba pagando?. Por eso es que Bella se entrego a él, porque el le dio en un beso lo que jamás le pidió, para ella no había en ese momento, nada comparado con lo que su ángel caído le estaba regalado en ese momento único de entrega. Donde no solo sus cuerpos se fundían en uno solo, sino también, sus almas.

_________________


I am a crazy and sexy bitch:


The Boy in mine. Ok? Invitado

Mi vestido Cool
avatar
Bellatrix Black
Prefecto || Premio Anual Slytherin
Prefecto || Premio Anual Slytherin

Pareja : No lo necesito
Situación Sentimental : Que te importa ¬¬
Apodo : Bella, cerda (Mi cerdo)
Empleo: : Estudiante
Edad : 17 años
Mensajes : 310
Fecha de inscripción : 19/12/2010
Edad : 25
Localización : Donde menos lo esperas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y tú que demonios haces aquí? Deberías estar comiendo [+18 o///0]

Mensaje por Lucius Malfoy el Mar Dic 28, 2010 9:14 pm

Ambos parecían conocer nuevos mundos, nuevas sensaciones gracias a la ayuda de ambos en aquel proceso que requería no solo un cuerpo, dos, para formar solo uno. Malfoy , no creía que iba a tener aquellas sensaciones de excitación, lujuria, deseo, e incluso poder , junto con Bella. La había subestimado, no la veía nada más, solo unos amigos y compañeros de “trabajo” y de estudios. Solo eso. Pero aquellos pensamientos cambiaron, ahora la veía como alguien inalcanzable, algo que necesitaba dar vida a la pálida piel del rubio e incluso al frío corazón que latía en su pecho , pero que a veces parecía no latir. Sus risas, tan masoquistas y cínicas que a cualquier persona que las escucharían seguramente estaría devorado del miedo ,pero a el no. A el le gustaba escucharla de aquella manera, le llenaba por dentro de alegría, egocentrismo, satisfacción y muchos más sentimientos que el rubio, prácticamente desconocía. Sus gemidos, el eco de la desesperación carnal y de la sensación de volar, sí, el también poseía aquello, por lo menos en aquel instante sentía que en cualquier momento el explotaría de tanto placer que Bella, con sus manos y sus besos, le otorgaba. Los movimientos rápidos producidos por la morena parecían darle aun más vida a pesar del cansancio que este poseía . La quería llevar lejos, a la locura, tocar el infinito paraíso y el infierno, quería demostrarle que el no era como los otros pensaban, que el era también una persona que poseía sentimientos y que nunca los demostraba. Pero por alguna extraña razón, lo estaba haciendo. Y aquel sentimiento no lo conocía nadie, ni el, pero parecía que iba creciendo dentro de el. ¿La razón?. Bellatrix. Las manos del joven no paraban de acariciar la brillante y pálida piel, formaba líneas y parecía devorar con las palmas de su mano los poros de la piel de la morena, le desesperaba el pensamiento de saber que mañana todo aquello había sido una simple aventura para ambos, el rubio sin embargo no tenía aquello en mente, y aunque iba a tener problemas por eso, no le importaba. Hasta ahora, la morena era la más importante para el. Pero había un problema, ella era muy orgullosa como el, y al joven le preocupaba que al día siguiente, ella se negara de las sensaciones producías por aquella situación tan deseados por ellos dos.


El rostro de Malfoy estaba escondido en el cuello de ella ,gimiendo de placer en el oído de esta y sonriendo de medio lado al ver lo desesperada que ella estaba en aquel momento. Sus ojos miraron a la morena. Tenía lagrimas en los ojos y en aquel momento el rubio quiso parar aquello, no quería dañarla y por ese motivo comenzó a aflojar la situación, a tomar una temática mucho más lenta para ambos. Solo el pensamiento de saber que ella sentía dolor al rubio le provocó una furia inexplicable consigo mismo. No pudo parar más de la cuenta, su cuerpo no le dejaba y su mente ya no reaccionaba. Aun así los movimientos eran mucho más lentos, por el cansancio y porque no deseaba que ella sintiera mucho más dolor . Las piernas de ella le invitaron al rubio adentrarse más en su cavidad y justo allí llegó al final y junto con ello el esperado orgasmo. Al rubio le sorprendió, no muchas lograban aquello y..ella, siendo virgen, lo había conseguido. Una sonrisa tranquila, que no demostraba toda la demencia del joven, se formó en su rostro volviendo a besar los labios de la morena. El rubio había sentido su orgasmo, llevándola mismo infierno , pudiendo tocar a las almas perdidas que yacían ahí. Había amado cada gémido de la joven, escuchado cada palabra de ella, había saciado su sed de placer y lo más importante, se sentía lleno por dentro. Llegó al éxtasis , yaculando en su interior, llenándole con su esperma, fascinado por el suplicio que representa y que, ha desencadenado en ese mar de fluidos. Los movimientos ya no eran tan rápidos , ahora eran más lentos , conscientes de que aquello legaba a su fin. El rubio se desprendió de ella dejando en sus besos un beso pasional, apoyando los codos a cada lado de su cuerpo para luego mirarla a los ojos fijamente ,las miradas decían más que palabras y la mirada de Malfoy tan solo decía “ Me perteneces “ .
avatar
Lucius Malfoy
Slytherin
Slytherin

Pareja : ¿Te importa? 8)
Apodo : Te cortare la lengua cuando me encuentres uno. 8)
Empleo: : Encargarme de estorpear tu patetica vida. 8)
Edad : 17 perfectos años 8)
Mensajes : 84
Fecha de inscripción : 21/12/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y tú que demonios haces aquí? Deberías estar comiendo [+18 o///0]

Mensaje por Bellatrix Black el Mar Dic 28, 2010 10:25 pm

El cansancio poco a poco se iba a apoderando del cuerpo de Bella al igual que las lagrimas seguían haciendo acto de presencia sus ojos. Ya no podía más, si los movimientos de ambos seguían tornándose tan desesperados Bella de verdad a la locura por el placer que el éxtasis del momento le producía. Bella y no podía pensar, no podía ni siquiera respirar, solo jadeaba y gemía, de alguna manera suplicando que aquello terminara. Todo lo que sus ojos abiertos y en blanco eran capases de divisar era oscuridad y un tenue brillo que los cabellos del rubio reflejaban gracias a unos cuantos rayos de sol que se colaban por la ventana de aquella habitación, fuera cual fuera. El momento llenaba a Bella totalmente le gustaba, le fascinaba estar entre los brazos da aquel ser que la estaba llevando a la demencia de tan solo escuchar su respiración desbocada y sus gemidos cerca de su oído, chocar contra la piel de su cuello, haciendo que lo sintiera aun más cerca que antes. Lo único que permanecía en la mente de Bella era el rostro de Lucius, lo veía ya como adicción, sintiéndolo dulce, tierno y natural, el paso el umbral de su intimidad llegando hasta el fondo de cada rincón del cuerpo de Bella, de su mente, incluso de ese corazón que se negaba a latir de tal manera dentro de su pecho. Su amante la tenia ahí, haciéndola suya, como muchas veces Bella pensaba que se lo había imaginado. El llego a desplazar la soledad que rodeaba a Bella, atrapándola con sus fuertes brazos dejando que ambos fueran uno mismo. Quizá Malfoy, solo en esos momentos, permaneciera en el ahora cálido corazón de Bella, palpitando a mil y con el solo hecho de mirarlo, de de saber que él se estaba convirtiendo en una necesidad para Bella, sentir sus labios entre los de ella, llevándola a un mundo que ni siquiera ella sabia como desescribir. Bella no lo dejaría ir, no permitiría que el solo se fuera. Si en esos instantes él se separaba de ella, la morena moriría en vida, pues la libertad que poseía y de la cual estaba tan orgullosa se había terminado desde el momento en el que dejo que Malfoy poseyera su cuerpo sin imaginarse que el no solo se robaría ese único rastro de inocencia sino también parte su corazón, solo en esos instantes, era eso lo que ella podía pensar, mañana quizá, olvidaría todo y volvería a ser la misma, pero Bella dejo de pensar aquello, no le interesaba el mañana, no le interesaba nada mientras sentía como del rubio emanaba una lava ardiente que quemaba todo a su paso dejándola entrar dentro del cuerpo de Bella. Ella sintió como después de ello los movimientos de ambos hacían perder fuerza, los dos estaban agotados y seguir los hubiera llevado a la muerte, una muerte a la que Bella no se hubiera resistido si su amado seguir unido a ella.

Los ojos de bella see cerraron, mientras abrazaba por el cuello al rubio atrayéndolo hacia ella, dejando que el cuerpo exhausto de él descansara sobre el de ella. Acaricio sus cabellos mientras respiraba tratando de coger aire, esperaba que el acto hubiese sido satisfactorio tanto para él fuera para ella. Bella. Abrió los ojos, encontrándose con los de él, los efectos del vino casi habían desaparecido de sus sistema por ello sabía que no se equivoca al interpretar la mirada de él. Bella contemplaba el rosto de su acompañante, esa sonrisa torcida y maliciosa, los labios hinchados del rubio solo la instilaron a probarlos nuevamente. Bella bebió una vez as de los labios de Malfoy, saboreando esa flor de maravilla, un beso con matiz de ilusión por besarlo eternamente. El beso ya no era desesperado, era lento, ella no podía hacer nada más.

Se besaron durante un tiempo que Bella no fue capaz de contemplar. Ahora los ojos de Bella miraban al rubio solo decían.

“Dejaste que naufragara en ti, tú, mi dulce locura, átame a tu cuerpo, no me dejes ir…

Ahora Malfoy se encontraba en el cuerpo de bella, entre cada átomo, cada célula. Paso como una huracán destruyendo las fuerzas y las barreras que Bella ponía a su paso. Bella se sumergía en la mirada del rubio, era inevitable. Malfoy hizo de ella lo que sintió, lo que quiso, lo que deseo a la antes “inocente” Bella. En esos momento que permanecerían en la mente de Bella incluso aun que ella se negara a aceptar que habían sucedido. Nuevamente Bella se abrazo a Malfoy, cerró los ojos y decidió dejar de pensar para dejar que la inconsciencia se apoderara de ella, por primera vez se sentía exhausta, con sueño… solo deseaba que Malfoy se uniera a ella, ya después se preocuparían en pensar que decirse…

_________________


I am a crazy and sexy bitch:


The Boy in mine. Ok? Invitado

Mi vestido Cool
avatar
Bellatrix Black
Prefecto || Premio Anual Slytherin
Prefecto || Premio Anual Slytherin

Pareja : No lo necesito
Situación Sentimental : Que te importa ¬¬
Apodo : Bella, cerda (Mi cerdo)
Empleo: : Estudiante
Edad : 17 años
Mensajes : 310
Fecha de inscripción : 19/12/2010
Edad : 25
Localización : Donde menos lo esperas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y tú que demonios haces aquí? Deberías estar comiendo [+18 o///0]

Mensaje por Lucius Malfoy el Miér Dic 29, 2010 1:04 am

Sus labios besaron los pétalos de su amada ,suavemente, aun quedando sobre ella sintiendo todo el cansancio. Poco a poco ambos sintieron como los ojos se cerraron con lentitud dejando que Morfeo les abraza con suavidad. Ella adurmió mucho más rápido que el rubio. Esté al verla dormir , se apartó de encima suyo y la cubrió con una de las blancas mantas que estaba bien ordenada sobre la cama. Paso una de sus manos sobre ella , abrazándola hacía el con cuidado , sin despertarla en ningún momento. Malfoy suspiró . Se sentía extraño, raro. Como si no se conocía. Pero a la misma vez se sentía una nueva persona. Nunca había sentido aquellas cosas cuando terminaba con las chicas. Tan solo las trataba como trapos o simplemente las obligaba por satisfacerle otra vez. Sin embargo ahora era diferente, mucho más diferente. Y eso le preocupaba. Tanto dar vueltas al asunto, el rubio cerró sus ojos sintiendo la fragancia de ella invadiéndole el territorio y así, pensando en ella, se durmió.
Los pasos de las personas que parecían entrar en la Sala Común provocaron en el rubio abrir los ojos perezosamente. Con lentitud los abrió encontrándose con el rostro de Bellatrix justo delante, durmiendo. “¿ Que..demonios..? “ pensó este mirándola . Se veía inocente cuando dormía , pero el rubio sabía perfectamente que aquella apariencia engañaba a cualquiera, menos a el. Hizo un esfuerzo por saber que había pasado. Sí, por tan solo mirar a la morena recordó todo lo que entre ellos dos surgía o había surgido. El rubio formó una sonrisa divertida en su rostro, pero a la vez arrogante. Aun podía sentir los mordiscos y las manos deslizarse sobre su espalda, sus gemidos, todo. Parecían unas imágenes vivas que pasara lo que pasara, siempre las recordaba como un muy buen rato. Malfoy besó la frente de la morena. Esta parecía que iba a despertarse y el rubio, sin querer abrazar a la soledad y al silencio siguió intentando despertarla. Sus labios se juntaron con los de la morena, basándolos hasta que ella abrió los ojos con una expresión en el rostro “ ¿Qué pasa?” . Malfoy comenzó a reírse – Buenas tardes.. – saludó con diversión en su voz. Estaba alegre, porque no iba a dejarla escapar. Ahora le pertenecía, e iba a hacer cualquier cosa por recordárselo. Porque al fin y al cabo el vino tan solo fue un paso entre ellos dos, en totalidad ellos tenían la “culpa”.

Seguramente ahora era la hora de la comida y el rubio pensaba que tal vez le entró el hambre a la morena así que no dudo en preguntar - ¿Tienes hambre? - preguntó el en un susurro aun sin apartar su brazo de la cintura de ella, mientras ella intentaba responder el rubio no paraba en besar su frente, su mejilla, su nariz y sus labios a medida que ella hablaba. Por primera vez, Malfoy descubrió lo que era la felicidad gracias a Bellatrix. Aunque era raro,pero era la pura realidad de la sutación.
avatar
Lucius Malfoy
Slytherin
Slytherin

Pareja : ¿Te importa? 8)
Apodo : Te cortare la lengua cuando me encuentres uno. 8)
Empleo: : Encargarme de estorpear tu patetica vida. 8)
Edad : 17 perfectos años 8)
Mensajes : 84
Fecha de inscripción : 21/12/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y tú que demonios haces aquí? Deberías estar comiendo [+18 o///0]

Mensaje por Bellatrix Black el Miér Dic 29, 2010 1:56 am

Bella se sumergió en un sueño eterno, al menos para ella, se negaba a despertar, no quería enfrentarse a la realidad, seguía negándose a abrir los ojos hasta que finalmente Morfeo esparció sus polvos de sueño sobre ella haciéndola perderse en un abismo de sueños totalmente bizarros e imposibles de recordar una vez que ella despertara. Ese día Bella se había sentido como jamás pensó llegar a sentirse, mujer. Todos lo que sin duda llegaban a pretender llegar a conocerla, se daban cuenta de que ella era una joven duran, sin sentimientos y únicamente hambrienta de poder, con el único objetivo de hacer sufrir aquellos que no eran dignos de ser magos, sangre sucia o mestizos, como ella prefería llamarlos. Incluso ella misma llego a pensar que solo viviría para torturar y para causar estragos en el mundo al lado de su amo, de la persona a quien siempre le seria fiel sin importar nada ni nadie, solo el hecho de que el pondría en su lugar a personas que realmente merecían llamarse magos y brujas. Ahora todo estaba confuso, ella misma ya no se sentía como antes, la frialdad que había en ella la desvaneció la misma persona que se llevo con ella su inocencia, la poca que le quedaba, sin embargo Bella tenia objetivos ambiciones que jamás llegaría a cumplir si se sentía débil con el solo hecho de pensar mirar nuevamente a Malfoy a los ojos.

Bella estaba despertando, escuche una voz, tal cual pronunciada por un mismísimo ángel, frunció un poco el ceño mientras se sentía acunada por esos brazos fuertes y cálidos que la había estrechado cuando su momento de locura había pasado hace algunos instantes. No podía ser, ella recordaba todo, pensó que lo olvidaría, pero era imposible que incluso Bellatrix Black olvidara algo como eso. Hasta luces de colores vio la pobre y acomplejada Bella, ahora era momento de enfrentarse a la realidad, era ahora o nunca, bien podría haber tenido los ojos cerrados hasta que su amante se cansara de acunarla y se fuera tras las faldas de otra chica o de su hermana menor si de precisión se trataba. Pero Bella no era ninguna cobarde, jamás lo seria y no comenzaría a dar señales de ello ahora. Miro a su alrededor, aun con el ceño fruncido y algunos rayos del sol de la tarde dándole en la cara gracias a la cortina abierta de la ventana. Bella miro con odio a Malfoy mirando la diversión escrita en el rostro de este. -¿Por qué la sonrisa?, no veo ninguna gracia y mas te vale que no te estés burlando de mi.-Bella se obligo a callarse, la cabeza le estallaba con cada palabra que salía de sus finos y ahora desgastados labios, los sentía hinchados y rojos hasta mas no poder, vaya que Malfoy la había disfrutado, quizá tanto como ella a él.

-¿Hambre?, ¿Estas de coña?.-lo único que quería hacer era largarse al baño, pero no podía vomitar nada, antes de entregarse a Malfoy o de que él la sedujera, ya no sabía que fue, no había comido nada y el día anterior apenas y probo la cena, solo era la sensación de asco. Bella sentía la mano cálida de Malfoy apoderándose de su cintura, sonrió maliciosa ante ese hecho, pero después se recrimino así misma por sentirse bien ante el tacto de ese rubiio aprovechado. Cada uno de los besos que este depositaba en el rostro de Bella eran bien recibidos por el inconsciente de la morena, pero la cara de Bella hacia muecas de desagrado ante ellos. –Deja de hacer eso, Malfoy.- exigió Bella apartando el rostro de él para así frenarlo, si seguía besándola ella nuevamente caería ante sus encantos. –Ahora, sal de aquí para que pueda vestirme, no lo hare frente a ti.-aseguro bella con tono firme, pero sin esa frialdad característica en ella. Por una parte rogaba que él la siguiera abrazando. Mientras tanto ella prefería no cruzar la mirada con él, se dedicaba únicamente a estar recostada y sentir el calor de las sabanas y de el cuerpo de Malfoy cubrir su cuerpo aun desnudo.

_________________


I am a crazy and sexy bitch:


The Boy in mine. Ok? Invitado

Mi vestido Cool
avatar
Bellatrix Black
Prefecto || Premio Anual Slytherin
Prefecto || Premio Anual Slytherin

Pareja : No lo necesito
Situación Sentimental : Que te importa ¬¬
Apodo : Bella, cerda (Mi cerdo)
Empleo: : Estudiante
Edad : 17 años
Mensajes : 310
Fecha de inscripción : 19/12/2010
Edad : 25
Localización : Donde menos lo esperas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y tú que demonios haces aquí? Deberías estar comiendo [+18 o///0]

Mensaje por Lucius Malfoy el Miér Dic 29, 2010 3:01 am

¿Burlándose? ¿El?. Ni en sueños. Menos cuando ella la había convertido en mujer, su mujer. De eso se temía el joven. De que al despertar, ella olvidaría todo tan solo por aquel muro de frialdad y orgullo. “Maldita seas..” maldijo en mente el rubio mirando aquella mirada fría de Bella - ¿ Que te pasa ¿. Solo es..divertido verte despertar.. – dijo este aun sonriendo . Y no, no iba a dejarla ir. La apretó aun más hacía el , con egoísmo en aquel gesto tan..raro para el. Ella no debía hacer ningún esfuerzo , seguramente se encontraría mal y eso era lo que el rubio no deseaba para nada. Recordaba que una vez el rubio, hizo mujer a una chica de Ravenclaw. Después de aquello ella se había sentido demasiado mal, empezaba a vomitar, tenía fiebre y muchas cosas que a Malfoy le daba justamente lo mismo. Al fin y al cabo el había hecho aquella parte de satisfacer sus necesidades carnales con esa joven águila, mientras que ella no asistía a clases durante semanas enteros. Eso al rubio le hacía estar satisfecho, orgulloso de sus logros. Podía domesticar a cualquier chica. Y ahí estaba la prueba, en su cama, yacía Bella con su cuerpo completamente desnudo. El joven se humedeció los secos labios mirándola fijamente aun con aquella sonrisa presente en su rostro. El joven llevó la mano que rodeaba su cintura , comenzando a acariciar su rostro con el dorso de la mano sin importar las frías miradas y lo cínica que estaba Bella en aquel momento. El rubio no la juzgaba, la entendía perfectamente, al fin y al cabo , sentía lo que era el sentimiento de culpa. Pero debía reconocer, engañarse a si misma no hacía nada bien. Es más , si ella le seguiría rechazando, Malfoy iba a hacer una locura bien grande, y ella iba a ser vista como una persona realmente débil. Así que debería pensar antes de hacer un movimiento o decir alguna palabra.

-¿ Estás segura? – preguntó el preocupado al escucharla. Acercó su rostro al de ella – Yo tengo hambre pero..de ti.. – le dijo aun sonriendo ,rozando sus labios con los de ella y sujetándola el mentón con la mano que antes había acariciado su mejilla . Se apartó al verla a la defensiva. Puso los ojos en blanco separándose unos cuantos milímetros de ella para luego escuchar su comentario – Bella..ya, deja de engañarte a ti misma – dijo en suave susurros buscando la mirada de la morena. Al parecer ella le estaba evitando. ¿Cuánto tiempo seguiría así?. El rubio frunció los labios buscando su mirada con desesperación y una vez que la había encontrado, fijo sus ojos en ellos . La miró un largo rato para luego desviar la vista hacía otra parte , molesto. Sabía, lo sabía. Eso era lo que menos deseaba por parte de ella y…ella lo estaba haciendo. Apartó sus manos de ella , poniéndose boca arriba y clavando sus ojos en el sin ningún interés. Las palabras de la joven no tuvieron ninguna reacción por su parte – Ya..claro.. – dijo este aun enfadado, furioso, confundido – Bella..- empezó a decir este mirándola - ¿ Por que te arrepientes? - preguntó con los ojos entrecerrados. El, no estaba arrepentido y no lo iba a estar para anda.

avatar
Lucius Malfoy
Slytherin
Slytherin

Pareja : ¿Te importa? 8)
Apodo : Te cortare la lengua cuando me encuentres uno. 8)
Empleo: : Encargarme de estorpear tu patetica vida. 8)
Edad : 17 perfectos años 8)
Mensajes : 84
Fecha de inscripción : 21/12/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y tú que demonios haces aquí? Deberías estar comiendo [+18 o///0]

Mensaje por Bellatrix Black el Miér Dic 29, 2010 5:25 pm

¿Qué demonios fue lo que hice? Seguía preguntándose Bellatrix sin ser capaz de apartar a Malfoy de ella. No podía creer que se había convertido en un trofeo más para Malfoy, que siempre alardeaba de sus conquistas ante sus amigos, ella lo sabía muy bien, Lestrange no se cansaba de reírse de aquellas chicas que se habían involucrado con su mejor amigo. Pero Bellatrix no permitiría que eso le pasara a ella no por culpa del vino que solo le había jugado una mala pasa al hacer estragos en su mente y permitir que se entregara totalmente a Malfoy, pero la verdadera pregunta era…¿Fue solo el vino? Bella no pudo responderse a sí misma aquella pregunta tan ansiosa de respuesta. -No me estoy engañando, Malfoy…no sé de que hablas-respondió sin estar segura de que esa fuera la verdad. Al igual que él, ella también miro a Malfoy un largo rato, pensando que hacer, que no hacer para terminar con eso de una vez por todas, sabía muy bien que con Malfoy no se jugaba, el rubio era igual que ella, sabia jugar bien y estaba segura de que si ella se le había metido en la cabeza no habría poder humano que hiciera que él dejara de verla como mujer. Bella no dejaba de Maldecir en su mente cuando este se alejo de ella y se recostó en la cama, mirando hacia arriba. Bella al contrario se incorporo quedando sentada en la cama, con una mano en su pecho sosteniendo la sábana blanca sobre este. Dejando al descubierto su espalda. Una de sus manos trato de acomodar el cabello de Bellatrix hacia atrás en un movimiento frio y desganado.

Un escalofrió recorrió su espalda cuando Malfdfy, dijo “Bella” él, jamás la había llamado así, solo sus hermanas y quizá Alecto alguna vez, él siempre le decía Black o Bellatrix, jamás Bella. ¿Qué demonios le pasaba?. Al despertar estaba segura de que no lo encontraría a su lado de que este se iría de inmediato a alardear con sus amigos,, pero la acuno en sus brazos, durmió con ella y eso la hacía estar aun mas confundida. Giro su rosto para mirar a el objeto de su locura. –Lucius… Malfoy…-ya ni sabia como llamarlo, por primera vez Bellareix de verdad no sabía que decir. –No me arrepiento..-murmuro Bella como queriendo que solo sus oídos la escucharan, pero sabía perfectamente que el mago recostado ante ella, también la había podido escuchar. Ella sabía muy bien que esa situación era problemática, peligrosa, como ellos dos podían serlo si seguían intentado jugar al “amor” o a lo que fuera que estuviesen jugando. Por inercia se recostó en el pecho de Lucius, el ahora era un veneno para ella y no estaba tan deseosa de encontrar el antídoto. –No sé qué más quieres que te diga…-murmuro Bella sin ser capaz de tocar con sus manos el pecho del rubio, sabía que si lo haría le suplicaría nuevamente que la hiciera suya y si lo hacía ya no encontraría justificación diciendo “el vino me hizo hacer esa locura”. Soltó un impermisible suspiro mientras esperaba que él dijera algo. Miro por la ventana, ya se podían ver los últimos rayos de sol colarse por la está ya sin hacer que sintiera ganas de extinguir al astro rey por deslumbrarla. Al día siguiente seria el vendito baile de Navidad nunca le había importado ese acontecimiento, pero quizá esta vez haría acto de presencia por voluntad propia para distraerse, para dejar de pensar en lo que no debía pensar y volver a concentrarse en no sentir lo que ahora estaba sintiendo.

_________________


I am a crazy and sexy bitch:


The Boy in mine. Ok? Invitado

Mi vestido Cool
avatar
Bellatrix Black
Prefecto || Premio Anual Slytherin
Prefecto || Premio Anual Slytherin

Pareja : No lo necesito
Situación Sentimental : Que te importa ¬¬
Apodo : Bella, cerda (Mi cerdo)
Empleo: : Estudiante
Edad : 17 años
Mensajes : 310
Fecha de inscripción : 19/12/2010
Edad : 25
Localización : Donde menos lo esperas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y tú que demonios haces aquí? Deberías estar comiendo [+18 o///0]

Mensaje por Lucius Malfoy el Miér Dic 29, 2010 6:45 pm

El rubio la seguía mirándo desde la poción en la que estaba . No dijo nada más tan solo espero una respuesta de ella, una respuesta que para el tenía cierto significado en su futuro. Volvió a mirar el techo sin ningún interés. No la podía dejar ir, ella sabía bien como era el. Le conocía, pero el rubio ya no se conocía.Supuestamente , ahora tendría que ir para alardear del premio que tenía en su cama. Pero no lo hizo. Había despertado junto a ella, algo nuevo para el. Solía dejar a las chicas en la cama, en las frías noches o mañanas , en un mar de dudas y confusiones. Ella respondió a su pregunta. El rubio puso los ojos en blanco chasqueando con la lengua molesto por sus palabras - ¿No?¿ No sabes de lo que hablo? – preguntó este demasiado molesto. Su timbre de voz había sido frío, enfadado, alto. Ni el sabía muy bien como describir su timbre de voz, estaba furioso. Era lo único que tenía en mente en aquel momento, no hacer ningún movimiento por el cual se arrepentiría el resto de sus vidas. Frunció sus labios nuevamente , para girar su cuello hacía la ventana par ano encontrarse con el rostro de ella ni su cuerpo. Los pocos rayos de luz estaba desapareciendo , dándole paso a la fría noche que iba a presentarse en un momento. Aquella manta diseñada con numerosos cuerpos celestes , las estrellas, todas iguales pero con un brillo especial en cada una de ellas. Así veía a Bella , Lucius. Igual que las otras chicas, pero con un brillo diferente en su mirada, sus palabras, su sonrisa.

Malfoy volvió a mirar a la morena, esta vez había tomado una posición que al rubio parecía darle miedo. Miedo a verla irse de aquella habitación, de aquellas sabanas que no iba a cambiarlas durante un tiempo , tan solo para volver a sentir el suave y aterciopelado sabor de la morena. La escucho hablar de nuevo. Su rostro se relajó cuando notó en su timbre de voz confusión, las palabras habían desaparecido de sus labios impidiéndole saber como llamar al rubio. Malfoy formó una sonrisa traviesa en sus labios mirándola y escuchándola hablar – Lucius.. – la corrigió el con un tono frío al darse cuenta de que ella no se atrevía en pronunciar su nombre, una vez en su vida tendría que dejar aquel maldito orgullo, como lo hizo el en aquellos momentos. Las siguientes palabras de ella dejaron a Malfoy en una confusión total, si no se arrepentía , entonces porque demonios se comportaba de aquella manera?. Suspiró sin añadir nada a su comentario , aun con la vista en su espalda . Aquella espalda que se arqueaba a cada movimiento que ellos hacían , llevándolos al mismo infierno. Ella volvió a recostarse en su pecho y el no dudó en abrazar su espalda y acariciar su hombro con los dedos, lentamente . Besó su frente , un acto que ni el mismo pudo controlar en aquellos momentos. El solo quería que ella le dijera que no se arrepentía y que era ahora su mujer, solo suya . El rubio despegó sus labios susurrando con sensualidad – Quiero oír de tus labios que eres mía.. – dijo el aun abrazándola . Y si era la pregunta ¿ estaba pidiéndole una relación seria?. La respuesta era simple, si.


avatar
Lucius Malfoy
Slytherin
Slytherin

Pareja : ¿Te importa? 8)
Apodo : Te cortare la lengua cuando me encuentres uno. 8)
Empleo: : Encargarme de estorpear tu patetica vida. 8)
Edad : 17 perfectos años 8)
Mensajes : 84
Fecha de inscripción : 21/12/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y tú que demonios haces aquí? Deberías estar comiendo [+18 o///0]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.